domingo, 14 de mayo de 2017

MES DE MAYO, DÍA DÉCIMO CUARTO

MARÍA PIERDE Y HALLA AL NIÑO JESÚS

“La Madre de Dios, que buscó afanosamente a su hijo, perdido sin culpa de Ella, que experimentó la mayor alegría al encontrarle, nos ayudará a desandar lo andado, a rectificar lo que sea preciso cuando por nuestras ligerezas o pecados no acertemos a distinguir a Cristo. Alcanzaremos así la alegría de abrazarnos de nuevo a Él, para decirle que no lo perderemos más”.

Ofrezcamos hoy a nuestra madre, la Virgen María:

Una buena confesión de nuestros pecados en el sacramento de la Penitencia.

Jesús perdido y hallado en el Templo.
Imagen: Archivo Blogs Parroquial

No hay comentarios:

Publicar un comentario