miércoles, 3 de mayo de 2017

NOVENA A SAN JUAN DE ÁVILA, DÍA TERCERO

ORACIÓN INICIAL

San Juan de Ávila, tu que fuiste un ejemplo a seguir por tu adhesión a Jesús nuestro Señor, y que por tu celo apostólico lograste suscitar discípulos de santidad manifiesta, escucha nuestras suplicas, y ten a bien inclinar tu oído para escuchar y atender lo que en esta novena te solicitamos, si es para mayor gloria de Dios y salvación de las Almas, te pedimos que, intercedas por ello ante Dios nuestro Señor, al que toda una vida dedicaste, y junto al cual te encuentras.

San Juan de Ávila amigo de nuestro Señor, queremos que nos consideres tus amigos y protegidos que nunca nos olvidemos de tu ejemplo de vida y santidad y que esta amistad nos acerque a Jesús y a María a la que tanta devoción profesabas.

Imagen de San Juan de Ávila que se encuentra en la S.I. Catedral de Córdoba,
 realizada por el imaginero cordobés Antonio Bernal.
Foto: Archivo Blogs Parroquial
MEDITACIÓN DEL TERCER DÍA

“ ¡ Oh manjar divino, por quien los hijos de los hombres se hacen hijos de Dios y por quién vuestra humanidad se mortifica para que Dios en el ánima permanezca! ¡Oh pan dulcísimo, digno de ser adorado y deseado, que mantienes el ánima y no el vientre; confortas el corazón del hombre y no le cargas el cuerpo; alegras el espíritu y no embotas el entendimiento; con cuya virtud muere nuestra sensualidad, y la voluntad propia es degollada, para que tenga lugar la voluntad divina y pueda obrar en nosotros sin impedimento! ¡ Oh maravillosa bondad que tales mercedes quiso hacer a tan viles gusanillos! ¡Oh maravilloso poder de Dios, que así puso, debajo de especie de pan, su divinidad y humanidad y partirse él en tantas partes, sin padecer él detrimento en sí! ¡ Oh maravilloso saber de Dios, que tan conveniente y tan saludable medio halló para nuestra salud! Convenía, sin duda, que por una comida habíamos perdido la vida, por otra la cobrásemos, y que así como el fructo de un árbol nos destruyó a todos, así el fructo de otro árbol precioso nos reparase a todos. Venid, pues, los amadores de Dios y asentaos a esta mesa.”

Un minuto de meditación en silencio y actitud de escucha,

Padre nuestro / tres avemarías / gloria

San Juan de Ávila santo de Dios amigo y protector nuestro ruega por nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario